27 mayo, 2007

Boínas: La leyenda de la aparición

Como hemos visto en una entrada anterior, la ermita de Boínas es el último vestigio de un despoblado medieval. Estos datos son de una divulgación relativamente reciente, y todavía desconocidos por una gran parte de los lugareños, quienes tradicionalmente han explicado el origen de Boínas con una leyenda.




Cuentan que estando unos pastores cuidando el ganado en el lugar donde hoy se yergue la ermita de Boínas, a las orillas del río Torío, río que marca la divisoria entre el territorio de los pueblos de Naredo y Robles, se les apareció la imagen de la Virgen. Enterados de este hecho extraordinario los lugareños decidieron levantar una ermita para recoger la talla y rendirla culto, para lo que fueron haciendo acopio del material de construcción necesario (piedra y vigas de madera fundamentalmente). Los vecinos de Robles querían levantar la ermita en la parte de Robles (margen izquierda del río), mientras los vecinos de Naredo querían levantar la ermita también al lado del río, pero en territorio de Naredo (margen derecha del río). Se dice que los vecinos de Naredo de noche pasaban el material de construcción a su lado del río, y que de día los vecinos de Robles hacían lo propio y devolvían el material al lado de Robles. Este hecho debió de repetirse en varias ocasiones, por lo que los vecinos de Naredo después de trasladar, al amparo de la noche, una vez más, el material hacía su lado del río, se mostraron dispuestos a defenderlo de los vecinos de Robles, y se quedaron sentados encima esperando a que se hiciese de día. Dicen que al llegar la luz del día, se quedaron estupefactos al comprobar que estaban sentados sobre las piedras y las vigas, pero en el lado de Robles. Este hecho fue interpretado como un milagro de la Virgen de Boínas, que quería que se construyese la ermita donde está, en el lado de Robles, por lo que a los vecinos de Naredo no les quedó otra que acceder a los deseos de la Virgen.



Comentarios:

-En las leyendas de apariciones de imágenes marianas se suele dar por supuesto que son imágenes antiguas de la Virgen que recibieron culto de los primeros cristianos españoles, y que éstos escondieron al producirse la invasión musulmana para evitar su profanación o su destrucción. Una vez reconquistada la tierra a los moros estas imágenes fueron apareciendo de forma casual, habitualmente a pastores y otras gentes del campo.

-En estas leyendas la Virgen muestra por lo general su predilección por ser venerada en el sitio donde se aparece por primera vez. Ese es el lugar donde se debe de levantar el santuario. La Virgen suele manifestar esta voluntad por medio de algún hecho extraordinario cuando alguien pretende contrariarla.

-Las leyendas a veces tienen algún trasfondo histórico. En el presente caso, pudiera tratarse de la disputa entre los vecinos de Robles y de Naredo por hacerse con el despoblado de Boínas. Leyendas similares existen en la comarca referidas a la disputa de ermitas situadas en terreno fronterizo entre dos pueblos. Como ejemplo tenemos los casos de la ermita de Santa Eugenia entre La Valcueva y Aviados, o el caso de la ermita de San Juliano de Follosa disputada entre los vecinos de Villalfeide y Correcillas.

-Para acabar, señalar que por contra de lo que pudiera deducirse de la leyenda, las relaciones entre los vecinos de Robles y de Naredo han sido siempre cordiales. Es más, aprovecho la ocasión para dedicar esta entrada a Eusebio, vecino de Naredo que siente un cariño especial por Robles.

2 comentarios:

Eusebio dijo...

Gracias por la dedicatoria Antonio...no es difícil sentir un cariño especial por Robles cuando se han vivido los mejores años en ese estupendo pueblo,los de la juventud.
La leyenda o tradicción de la advocación mariana de Boinas es cierta.Se sea creyente o no,es una tradición hermosa,aunque como bien dices arranca más que nada por la disputa de terrenos entre ambos pueblos.
Hoy en día continúan a veces esas disputas por un quítame allá unos lindes entre pueblos,o no me toques los "mojones" entre vecinos del mismo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gratificante paseo por el recuerdo...
Enhorabuena a los que desde la humildad que nos caracteriza (yo nací en Robles) manteneis viva esta llama, al calor de la cual se acurrucan tantas vivencias.
No desfallezcais, los que quedamos se lo debemos a los que ya no están como Lolo o Marcial y tambien a los que nos sucedan porque necesitan una historia sobre la que edificar su presente y su futuro.
Muchas Gracias.